Cóndor andino

El espíritu de los Andes

Peso Cria

kg

Peso Adulto

13kg

Estado de conservación

Vulnerable

Altura

1,0 - 1,30 m

Longitud

3 m

Aves

Clasificación taxonómica
  • Reino Animalia
  • phylum Chordata
  • subphylum Vertebrata
  • Clase Aves
  • Familia Conocemos juntos - Guanacos
  • Género Vultur
  • Especie Vultur griphus

Multimedia

Información general

Las poblaciones de cóndor andino fueron clasificadas en la categoría de Vulnerable (VU). En Venezuela se ha declarado extinto en 1965 y en Colombia y Ecuador sobreviven muy pocos ejemplares silvestres. Esto se debe a varias causas que afectan a estas poblaciones. Como  por ejemplo, hay un mito que muestra al cóndor como un ave que ataca al ganado, por lo tanto, se los ha envenenado con cebos tóxicos o se los ha cazado o son blancos para puntería. Además, la baja tasa de reproducción ponen de manifiesto la importancia que cumple cada ejemplar eliminado,  siendo significativo para la población.
Podemos encontrar al cóndor andino en América del sur, desde Venezuela hasta Tierra del Fuego a lo largo de toda la cordillera de los Andes.  En la Argentina, el área de nidificación del cóndor se extiende de sur a norte del país por la región montañosa y también en las sierras de Córdoba y San Luis. Actualmente, gracias al Programa de Conservación Cóndor Andino, podemos encontrarlo también en la costa atlántica de la Patagonia, donde estuvo extinto por más de 100 años. En sus desplazamientos las aves llegan a una franja costera comprendida entre Tierra del Fuego y el norte del golfo de San Matías. Sin duda es en la región alto andina donde es más importante su presencia. 
 
Sus enormes alas permiten considerarlo una de las mayores aves voladoras del mundo y le otorgan una extraordinaria capacidad de planeo. Su envergadura alar puede alcanzar los 3 m. de largo. El cóndor es un habitante de las alturas y, aunque ocasionalmente desciende a las costas marítimas, son las rigurosas regiones que se encuentran entre los 3000 y los 5000 metros sobre el nivel del mar donde se lo ve nidificando con más frecuencia.  Poseen un color rojizo en su cabeza, su cuello también es rojizo y en su parte inferior aparece un collar de plumón suave de color blanco. El buche es de un color rojo - rosado. Su plumaje es negro, excepto en algunas partes del ala, donde es blanco. Las patas son negruzcas. La piel de la  cabeza es rugosa y carece de plumas. Está cubierta de vibrisas (plumas delgadas similares a pelos) muy finas, casi invisibles.  Esta característica le facilita su limpieza ya que cuando el cóndor se alimenta de carroña, mete la cabeza en el interior del animal y se alimenta de sus vísceras. Una vez que terminó de comer, expone su cabeza a los rayos del sol o la raspa contra una roca, quitándose la sangre que se le impregnó cuando se alimentaba del animal en descomposición. Esto le permite evitar infecciones y contagio de enfermedades.
 
Se alimenta principalmente de carroña, es decir animales en descomposición. Cuando baja a orillas del mar, aprovecha  los restos de ballenas, atunes o lobos marinos que las olas arrastran a la playa. 
El cóndor pasa la noche refugiado en cuevas u oquedades que se abren en los riscos y por la mañana no se apresura en abandonar su albergue, espera a que el sol salga por completo. A menudo, con las alas semi-extendidas, expone su plumaje al calor de los rayos del sol. Estos baños de soles mañaneros son especialmente necesarios cuando se han humedecido sus plumas.  El planeo es el vuelo típico del cóndor y el aleteo queda circunscrito a lo imprescindible como el despegue del suelo, el aterrizaje, las persecuciones y el impulso necesario en lo alto, cuando las corrientes de aire no facilitan lo suficiente el ascenso.   Remonta a grandes alturas y planea, a menudo describiendo círculos. Cuando localiza el alimento comienza a descender de inmediato, describiendo círculos cada vez más cerrados, hasta llegar a la tierra.  El alimento se va acumulando en su gran buche, donde se separa la carne de los huesos, los pelos o las plumas. Éstos serán regurgitados luego, por lo general al día siguiente, en forma de bolos. En los lugares en los que la especie abunda no es raro que se formen bandadas y, aunque la regla es que la búsqueda del alimento sea solitaria, es común que cuando alguno da con una presa grande se acerquen los demás y entre todos compartan el alimento.  Por su función de carroñero es una pieza importante del equilibrio de los ecosistemas que forma parte y sumamente útil para la salud de muchos animales, ya que al consumir rápidamente los cadáveres elimina focos de infección. Es interesante destacar que el nombre Cathartidae, que designa a la familia de aves que incluye al cóndor, deriva del vocablo griego “kathartes” que significa “el que limpia”. 

VOS TAMBIÉN PODÉS AYUDARNOS!

Acompañanos para generar un cambio positivo en la manera de respetar y relacionarnos con la naturaleza.

otros animales


¡Suscribite para conocernos, saber cómo trabajamos y lo que podés hacer junto a nosotros!