Ciervo de los pantanos

El ciervo más grande de Sudamérica

Peso Cria

5 kgkg

Peso Adulto

150 kgkg

Estado de conservación

Vulnerable

Las poblaciones de Ciervos de los Pantanos fueron clasificadas en la categoría Vulnerable (VU) a nivel internacional por la UICN (2002) y nacional (Ojeda et al; 2012). Sin embargo, en el Libro Rojo de mamíferos amenazados de la Argentina se propone que las poblaciones del Bajo Delta del Paraná (provincia de Buenos Aires y Entre Ríos) y una población de Santa Fe al sureste de Chaco y un sector de esteros y bañados en el margen con Corrientes, sean declaradas “En Peligro”.

 

Actualmente, a causa de la caza y la modificación de su hábitat, se encuentra restringido a algunas localidades de las provincias de Formosa, Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Buenos Aires y posiblemente también Santa Fe, siendo las poblaciones de los esteros del Iberá (Corrientes) y las del Delta del Paraná (Buenos Aires y Entre Ríos) las más importantes del país. La situación se agrava en el Bajo Delta o Delta Inferior, donde reside su población más austral y la más singular desde el punto de vista genético.



Las principales problemáticas que afectan a la especie en el Bajo Delta son la caza furtiva y los cambios ambientales impuestos por la expansión ganadera y la producción forestal. A fines de la década del 90 quedaban menos de 500 ejemplares en toda la región. Ante esta situación se iniciaron acciones para conservar la especie, que incluyeron protección legal, la creación de áreas naturales protegidas –como la Reserva de Biosfera Delta del Paraná–, un mayor control de la caza furtiva y campañas de concientización entre los pobladores isleños (Proyecto Pantano).


Durante el año 2002, la subpoblación de Ciervos del Delta del Paraná fue recategorizada a nivel internacional como "En peligro" por el Grupo de Especialistas en Cérvidos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (DSG Deer Specialist Group/UICN).


La Dirección de Fauna Silvestre, que es la Autoridad de Aplicación Nacional, posee una ley específica, la Ley Nacional de Conservación de Fauna 22.421/81 decreto reglamentario 666/97, que declara al Ciervo de los Pantanos en peligro de extinción bajo la resolución Nº 1030/04. A su vez, la resolución 513/07 de esta Secretaría norma específicamente la caza, captura, tráfico interprovincial y comercialización de esta y otras especies en peligro de extinción así como también sus productos y sub-productos. Además, esta especie fue declarada Monumento Natural en las Provincias de Chaco, Corrientes y Buenos Aires.


El trabajo de Fundación Temaikèn en la conservación de esta especie se enmarca dentro del Programa DELTA y del Programa Recuperación de Especies. Siendo uno de sus objetivos contribuir a la protección y recuperación de ejemplares de especies de alto valor de conservación y generar información fundamental para la protección de las especies autóctonas amenazadas del Delta Bonaerense.

 

De esta manera, Fundación Temaikèn forma parte del Comité científico – técnico Ciervo de los Pantanos que, integrado por un equipo interdisciplinario constituido por miembros de entidades públicas y privadas, trabajan comprometidas con la conservación de la especie. Liderado desde el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) reúne a especialistas de INTA, CONICET, Fundación Temaikèn, Asociación para la Conservación y Estudio de la Naturaleza, Reserva Natural Otamendi (APN), Reserva de Biosfera Delta del Paraná (MAB-UNESCO), Arauco Argentina.

 

Para que la población de ciervos de los pantanos no desaparezca, es necesario pensar en la conservación del Delta a nivel regional, con la participación y el compromiso de actores nacionales, provinciales, municipales, privados y pobladores

Altura

1,10 a 1,30 m m

Longitud

2 m m

El ciervo de los pantanos es uno de los más grandes mamíferos terrestres de Sudamérica. Es un animal con una longitud desde la cabeza a la cola de unos 2 metros. La altura a nivel de la cruz es de 1.10 a 1.30 metros. Al nacer, los ciervos de los pantanos pueden llegar a pesar entre 3 a 6 kilos y cuando son adultos, entre 80 a 125 kilos.

Mamiferos

Los mamíferos son un grupo de animales que comparten las siguientes características presentan el cuerpo cubierto de pelos, las extremidades son variables de acuerdo al ambiente donde los encontremos. Presentan diferentes tipos de dientes y la respiración es pulmonar. Alimentan a sus crías recién nacidas con leche que producen las hembras en las glándulas mamarias a excepción de ornitorrincos y equidnas, todos tienen un desarrollo de la cría en el interior del cuerpo de la madre.

 

Clasificación taxonómica
  • Reino Animalia
  • phylum Chordata
  • subphylum Vertebrata
  • Clase Mammalia
  • Familia Cervidae
  • Género Blastocerus
  • Especie Blastocerus dichotomus

Información general

Habita en centro este y noreste de Argentina, centro-oeste y sur de Brasil, sudeste de Perú, este de Bolivia y Paraguay. Hoy en día en Uruguay se la considera una especie extinta (Duarte et al, 2016).  

 

Se lo puede encontrar en lagunas, esteros y orillas de ríos bordeados de selva marginal. También, frecuenta juncales, totorales y cortaderales anegados. Se lo ha visto en forestaciones de salicáceas, plantaciones de frutales, arroceras, maizales y bosques de coníferas exóticas o de eucaliptos.     

El Ciervo de los Pantanos es uno de los más grandes mamíferos terrestres de Sudamérica. Es un animal con una longitud desde la cabeza a la cola de unos 2 metros. La altura a nivel de la cruz es de 1.10 a 1.30 metros. Al nacer, los Ciervos de los Pantanos pueden llegar a pesar 5 kilos y cuando son adultos, entre 80 a 150 kilos.

 

Su pelaje es pardo rojizo y negro en sus patas. Su cola presenta una coloración amarillenta y negra por dentro. El interior de sus orejas es de color blanco, al igual que el interior de los muslos posteriores y alrededor de los ojos, formando un círculo.

 

Estos animales poseen astas. Pueden llegar a medir hasta unos 62 cm de largo. Son gruesas y pueden tener varias puntas, por lo general 4 que se subdividen según la edad de los ciervos. En algunos suelen caerse en el mes de diciembre.   

 

Como adaptaciones a los ambientes acuáticos que frecuentan, presentan una glándula que segrega una sustancia grasosa ubicada en las patas traseras. Además poseen pezuñas de gran tamaño, de unos 8 cm de largo, unidas por una membrana interdigital. Éstas pueden abrirse notablemente permitiéndole distribuir mejor el peso y aumentar la superficie de apoyo. De esta manera se convierten en hábiles nadadores y veloces escapistas sin hundirse en el lodo.   

Los Ciervos de los Pantanos son herbívoros, alimentándose de hierbas, pastos y otras plantas de ambientes acuáticos y ramas de arbustos. También se alimenta de frutos, brotes y cortezas de los árboles de forestaciones por las que frecuenta.  

Generalmente es solitario, aunque se lo puede ver en pareja o formando pequeños grupos donde se observa a un macho como líder. Durante el día se oculta entre los pastos formando “dormideros” o “camas”. En el crepúsculo o durante la noche sale a comer. Se desplaza sin dificultad por los pantanos y para huir de los intrusos, realiza grandes saltos con la cola erecta. Es muy buen nadador es por ello que las frecuentes inundaciones de su hábitat no lo afectarían.

 

Cuando están próximos a que sus astas se caigan, los ciervos pueden ayudar a acelerar este proceso frotándolas o golpeándolas contra los árboles. 

 

Los machos alcanzan la madurez sexual a los 3 años de edad y las hembras a los 2 años. La gestación de una cierva dura unos 9 meses y tienen una cría por año. Las pequeñas crías al nacer no presentan el pelaje moteado como sucede en otras especies de ciervos sino que se observa la misma coloración que el adulto, sólo que sus patas no son negras.    

Las poblaciones de Ciervos de los Pantanos fueron clasificadas en la categoría Vulnerable (VU) a nivel internacional por la UICN (2002) y nacional (Ojeda et al; 2012). Sin embargo, en el Libro Rojo de mamíferos amenazados de la Argentina se propone que las poblaciones del Bajo Delta del Paraná (provincia de Buenos Aires y Entre Ríos) y una población de Santa Fe al sureste de Chaco y un sector de esteros y bañados en el margen con Corrientes, sean declaradas “En Peligro”.

 

Actualmente, a causa de la caza y la modificación de su hábitat, se encuentra restringido a algunas localidades de las provincias de Formosa, Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Buenos Aires y posiblemente también Santa Fe, siendo las poblaciones de los esteros del Iberá (Corrientes) y las del Delta del Paraná (Buenos Aires y Entre Ríos) las más importantes del país. La situación se agrava en el Bajo Delta o Delta Inferior, donde reside su población más austral y la más singular desde el punto de vista genético.

Las principales problemáticas que afectan a la especie en el Bajo Delta son la caza furtiva y los cambios ambientales impuestos por la expansión ganadera y la producción forestal. A fines de la década del 90 quedaban menos de 500 ejemplares en toda la región. Ante esta situación se iniciaron acciones para conservar la especie, que incluyeron protección legal, la creación de áreas naturales protegidas –como la Reserva de Biosfera Delta del Paraná–, un mayor control de la caza furtiva y campañas de concientización entre los pobladores isleños (Proyecto Pantano).

Durante el año 2002, la subpoblación de Ciervos del Delta del Paraná fue recategorizada a nivel internacional como "En peligro" por el Grupo de Especialistas en Cérvidos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (DSG Deer Specialist Group/UICN).

La Dirección de Fauna Silvestre, que es la Autoridad de Aplicación Nacional, posee una ley específica, la Ley Nacional de Conservación de Fauna 22.421/81 decreto reglamentario 666/97, que declara al Ciervo de los Pantanos en peligro de extinción bajo la resolución Nº 1030/04. A su vez, la resolución 513/07 de esta Secretaría norma específicamente la caza, captura, tráfico interprovincial y comercialización de esta y otras especies en peligro de extinción así como también sus productos y sub-productos. Además, esta especie fue declarada Monumento Natural en las Provincias de Chaco, Corrientes y Buenos Aires.

El trabajo de Fundación Temaikèn en la conservación de esta especie se enmarca dentro del Programa DELTA y del Programa Recuperación de Especies. Siendo uno de sus objetivos contribuir a la protección y recuperación de ejemplares de especies de alto valor de conservación y generar información fundamental para la protección de las especies autóctonas amenazadas del Delta Bonaerense.

 

De esta manera, Fundación Temaikèn forma parte del Comité científico – técnico Ciervo de los Pantanos que, integrado por un equipo interdisciplinario constituido por miembros de entidades públicas y privadas, trabajan comprometidas con la conservación de la especie. Liderado desde el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) reúne a especialistas de INTA, CONICET, Fundación Temaikèn, Asociación para la Conservación y Estudio de la Naturaleza, Reserva Natural Otamendi (APN), Reserva de Biosfera Delta del Paraná (MAB-UNESCO), Arauco Argentina.

 

Para que la población de ciervos de los pantanos no desaparezca, es necesario pensar en la conservación del Delta a nivel regional, con la participación y el compromiso de actores nacionales, provinciales, municipales, privados y pobladores

VOS TAMBIÉN PODÉS AYUDARNOS!

Acompañanos para generar un cambio positivo en la manera de respetar y relacionarnos con la naturaleza.

otras especies


¡Suscribite para conocernos, saber cómo trabajamos y lo que podés hacer junto a nosotros!