Registrarme  |  Olvidé mis datos
OK
   
 
 
 
 
 
 
 
|Temaikèn Bioparque| BIOPARQUE TEMAIKÈN| Animales| Aves| Loro Hablador|
Buzos en Acción
Huella Ecológica 2 - Gaby Herbstein
Atracciones
Acuario
La Chacra
Cine 360°
Centros Interactivos
El Lugar de las Aves
Actividades
Monos Remonizados
Animales y cuidadores
Conservación en Acción
Pequeños Chacareros
Juegos Infantiles
Festejá tu cumpleaños
 
Loro Hablador
Galería
Loro Hablador

EL GRAN IMITADOR DE LA SELVA

Habita en las selvas y zonas abiertas de Sudamérica.

Su plumaje es verde brillante, tiene la cabeza verde con amarillo pálido y azul en la frente y el borde de las alas amarillo y rojo. Sus ojos son color naranja, el pico negro y sus patas gris oscuro. Anidan en los huecos naturales de los árboles, donde la hembra incuba de 3 a 4 huevos blancos. Se alimentan principalmente de semillas, frutas y brotes. Es uno de los mejores imitadores que existen dentro del grupo de los psitácidos, después de los yacos. Tienen una capacidad de aprendizaje bastante desarrollada en los juveniles que disminuye con la edad. Son muy buscados como mascotas por su inteligencia y capacidad de imitar los sonidos.

La extracción no controlada de ejemplares para su comercialización, la destrucción sistemática de árboles, nido y la captura en dormideros son factores que han provocado la fragmentación de su población.



CLASIFICACIÓN TAXONÓMICA
REINO: Animal
TIPO: Chordata (cordados)
SUBTIPO: Vertebrata (vertebrados)
CLASE: Aves
ORDEN: Psittaciformes
FAMILIA: Psittacidae
GENERO: Amazona
ESPECIE: Amazona aestiva

DISTRIBUCIÓN Y HABITAT
Esta especie sudamericana se distribuye por Brasil nororiental hasta Paraguay, Bolivia y norte de Argentina.
Habitan en selvas y bosques semiáridos y en ocasiones se desplazan a zonas abiertas y poblados en busca de alimento. En Argentina se lo encuentra en la región chaqueña y en los bosques de transición del Noreste, de las provincias de Misiones, Corrientes, Chaco, Formosa, Jujuy, Salta, Santiago del Estero, Tucumán, este de Catamarca, norte de Santa Fe y de forma aislada en Capital Federal. Su área de distribución se estima en no menos de 430.000 km2.

CARACTERÍSTICAS
Su cuerpo mide de 35-38 cm de longitud y su peso varía entre los 350 a 450 grs. No presentan dimorfismo ni dicromismo sexual, tanto los machos como las hembras son físicamente iguales a simple vista.

El rasgo característico de los psitácidos es su fuerte pico curvo, en esta especie es negruzco-gris oscuro que junto con sus patas zigodáctilas (dos dedos hacia delante, y dos hacia atrás), grises de uñas filosas, son herramientas indispensables para treparse por las ramas, manipular su alimento, pelar las semillas y romper las cáscaras duras de los frutos.
El plumaje de su cuerpo es verde; su cabeza presenta variados colores: la frente es azul-turquesa y la corona, el área alrededor de los ojos y la garganta son amarillos. Presentan el anillo periocular de color blanco.
En los hombros tienen pequeñas manchas rojas y amarillas. La base de las cinco primeras remeras secundarias tienen el reverso rojo y las remeras primarias son azul-violeta, mientras que la base de las plumas caudales es roja y la cola amarillo-verdosa.
En los juveniles la coloración en general es más apagada que en los adultos: el azul y el amarillo prácticamente no existen; la cabeza es verde, azulado y amarillo pálido.

El color de los ojos cambia con la edad, en los adultos es naranja mientras que en los juveniles y crías, hasta alcanzar el año de edad, es de color marrón oscuro.

ALIMENTACIÓN
En la naturaleza, los loros habladores se alimentan principalmente de semillas, frutas, flores y brotes tiernos.
En Temaikèn su dieta consiste en semillas de girasol, frutas, choclo, alimento balanceado para psitácidos y semillas germinadas.
Los Loros habladores se alimentan principalmente en las copas de árboles, con poca frecuencia lo hacen en arbustos bajos del sotobosque y muy raramente descienden al suelo. Es frecuente verlos cerca de plantaciones de árboles frutales, especialmente cítricos.

COMPORTAMIENTO Y REPRODUCCIÓN
Esta especie vive en promedio 30 años, aunque en cautiverio se registraron casos de individuos que llegaron a vivir 70 ó 90 años.

Forman grupos muy numerosos ocupando ramas comunales. Se desplazan de a pares o en bandadas al amanecer en busca de alimento, alejándose de la espesa vegetación selvática que los protegió y dio refugio durante la noche; durante los vuelos es posible distinguir dentro del grupo las parejas formadas.

El período reproductivo de los loros habladores en Argentina comienza a principios de Octubre y finaliza a principios de Marzo. Durante la época de cría esta especie se vuelve muy agresiva, particularmente los machos.
Nidifican durante la primavera y verano en huecos o cavidades de árboles maduros que utilizan año a año. Al no tener la capacidad para construir estos huecos, aprovechan la condición natural de muchas especies arbóreas de ahuecarse al envejecer.
Las especies de árboles que utilizan para nidificar varían según el tipo de bosque y en algunos estudios se observó que esta especie presenta mayor abundancia de nidos en Quebrachos blancos (Aspidosperma quebracho-blanco) una especie característica del bosque chaqueño.
Dentro del hueco-nido la hembra pone de 3 a 4 huevos blancos que incuba durante 25 a 28 días. El macho se ocupa de alimentarla durante el periodo de incubación y las tres semanas posteriores a la eclosión de los huevos. En ese lapso de tiempo la hembra permanece dentro del nido junto a sus pichones. Las crías abandonan el nido luego de permanecer dentro 52 a 56 días y siguen siendo alimentados por los padres durante algún tiempo más.

El Loro hablador es uno de los mejores imitadores que existen dentro del grupo de los psitácidos, después de los yacos (Psittacus erithacus). Tienen una capacidad de aprendizaje bien desarrollada en los individuos jóvenes, pero al crecer su capacidad de aprendizaje disminuye significativamente. Son grandes imitadores de sonidos, tienen una voz muy potente, aguda y es muy común escuchar sus fuertes gritos.

ESTADO DE CONSERVACIÓN
Los loros habladores (y en general los psitácidos) son muy buscados como mascota por ser grandes imitadores y poseer una fuerte voz. La extracción no controlada de ejemplares para su comercialización, la destrucción sistemática de árboles-nido y la captura en dormideros son factores que han provocado la fragmentación de su población o su desaparición. Así muchos ejemplares no sobreviven bajo las condiciones a las que son sometidos durante los traslados, ya sea por hacinamiento, enfermedades y stress.

Esta especie está enlistada en el Apéndice II de CITES. Actualmente se considera que tiene una población estable pero en algunas zonas su número está decreciendo rápidamente debido al comercio ilegal; la destrucción de su hábitat por desmontes; el avance de la actividad agrícola ganadera; el efecto del uso de agroquímicos; la extracción forestal y los monocultivos.



   Videos relacionados
  • Bioparque Temaikèn

Descargá el materialPDF

Votar | Deberás loguearte para poder votar.
  • 0/5




 
|Subir|    
¿Quiénes somos? | Prensa | RRHH | Contactanos | Enterate | Ecodiccionario | Accesibilidad facebook.com twitter.com youtube.com