OSO MELERO
OSO MELERO

En el mes de noviembre de 2004, llegó de urgencia un Oso Melero desde Misiones.

Se encontraba en estado de gravedad ya que había sido atropellado por un auto. Al llegar, los veterinarios hicieron los exámenes pertinentes y pudieron observar varias fracturas en una de sus patas y la cadera. En ese momento decidieron operarlo.

La operación duró 2 horas. Cuando despertó, todo había salido muy bien pero necesitaría ayuda para alimentarse. Con el paso del tiempo y los cuidados necesarios se logró su recuperación. Sin embargo, debido al prolongado tiempo de tratamiento y diferentes secuelas, no pudo ser liberado en su ambiente natural ya que no sobreviviría por sí solo.

Hoy es un Embajador de su especie, nos ayuda a comprender el impacto de nuestras acciones en los seres vivos que nos rodean, enseñándonos a respetarlos y conservarlos.

MONO MIRIKINÁ
MONO MIRIKINÁ

En 2009 llegó una hembra de Mono Mirikiná, proveniente de una incautación que realizó Fauna Nación.

Esta monita estaba en una pequeña jaula, desnutrida y atada con un cinturón. Por haber sido mascota, perdió parte de su pelo, estaba baja de peso y sus comportamientos silvestres habían sido cambiados: durante el día estaba muy activa y de noche descansaba, algo muy extraño de ver en animales de hábitos nocturnos.

Se recuperó de salud rápidamente luego de los cuidados que llevaron adelante veterinarios y cuidadores. Sin embargo, no puede volver a su hábitat natural porque tiene una impronta humana muy fuerte y no sabría sobrevivir por su cuenta.

Hoy se convierte en un animal embajador de su especie para que nos cuente su historia y así poder comprender el impacto de nuestras acciones en los animales que nos rodean, enseñándonos a respetarlos y conservarlos.

PUMA
PUMA

Mau es una hembra de puma (Puma Concolor) que fue rescatada en 2016, ante un llamado del Departamento de Zoonosis del partido de Pilar.

Se cree que escapó de una casa donde la mantenían ilegalmente como mascota ya que fue encontrada suelta en la calle con un collar en su cuello.

Al momento de llegar a Fundación Temaikèn se realizó un chequeo veterinario exhaustivo y se determinó que:

        - tenía aproximadamente entre 6 meses y 1 año de edad

        - presentaba malnutrición

        - sus patas delanteras estaban desgarradas

        - poseía malformaciones en sus patas por una inadecuada alimentación

Luego de la cuarentena que realiza cada uno de los animales que ingresan a Fundación Temaikèn, comenzó su rehabilitación. Sin embargo, por las secuelas que presentaba causadas por el mascotismo y cuidados inadecuados, no puede volver a su hábitat natural.

De esta manera, Mau se convierte en un animal embajador de su especie para que nos cuente su historia y así poder comprender el impacto de nuestras acciones en los animales que nos rodean, enseñándonos a respetarlos y conservarlos.